jueves, 31 de marzo de 2011

Atención en el momento presente

Estaba yo volviendo de kárate, feliz de haber estado centrado durante la clase, de no haberme puesto a opinar locamente, de haber sido prudente al hablar y al actuar. De disfrutar el camino de vuelta a casa sin nada más en la cabeza (y lo que venía se iba pronto). ¡Cuánta atención! ¡Cuánta serenidad!

Estaba yo así, y de repente me di cuenta de que me había dejado la mochila en el gimnasio. Toma atención.

Como dice mi madre: "Vuelve a por otra". En fin, cosas que pasan.

8 comentarios:

  1. ejem...
    madre aludida...
    digo "vuelve por otra" ;-)
    y apostillo...
    mi hijo Pablo es sinónimo de despiste :-)

    ResponderEliminar
  2. Mamá! Que me estropeas la fama de budista iluminado!

    ResponderEliminar
  3. desde cuando le importa la fama a un budista? ;-)

    ResponderEliminar
  4. jajajaja, que bueno! pero tranqui... nos pasa a todos :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Revisa la biografía de Sunryu Suzuki, lo olvidaba todo. La atención en el momento presente no creo que tenga que ver con no cometer errores, sino con vivir nuestra vida completamente. Si te has olvidado la bolsa, esa es tu realidad, no hay nada que lamentar, solo vuelve a por ella. Zazen no es distinto, los pensamientos nos llevan a otro sitio, y volvemos una y otra vez a este lugar, a este instante, a esta actividad presente,

    ResponderEliminar
  6. Hola Roberto,

    Shunryu Suzuki decía que tenía miedo de morir. Eso me dice mucho de cómo enfocaba él su práctica, y de cómo se distingue de la mía, y es por eso que no le tomo de modelo.

    En mi experiencia, cuando estoy centrado y atento, no me olvido de lo que tengo que hacer (eos es lo que significaba sati originalmente). Si, al volver a casa, me olvido de coger la mochila que tenía que llevarme a casa, entonces no estoy recordando todo lo que tengo que hacer.

    No es un drama, pero significa que hay que seguir entrenando. En meditación pasa igual: no es un drama que los pensamientos vengan y vayan y que nos distraigamos, pero si no trabajamos eso no desarrollaremos concentración, que es parte importante del camino.

    ResponderEliminar
  7. Sabes, Roberto, tenías razón ^^

    ResponderEliminar